Ponencia histórica del doctor Alberto Silva Scarpetta: “Como la ley, la Historia es dura, pero es la Historia”

Con motivo de la realización del 23gmo almuerzo libraduno el 29 de abril, el doctor Alberto Silva Scarpetta, historiador, investigador y periodista, miembro de la Academia de Historia del Valle del Cauca, expuso su conferencia “Protagonismo vallecaucano en el conflicto bélico de Independencia”, cuyo texto nos fue obsequiado honrosamente a los egresados libradunos  y contenido en la susodicha ponencia. 

 

COMO LA LEY

LA HISTORIA ES DURA, PERO ES LA HISTORIA

Por

Alberto Silva Scarpetta

 

El justo reconocimiento a la colonización colombiana en el occidente del país, lo debemos hacer en el conquistador Sebastián de Belalcázar quien en 1536 hizo su entrada por el sur al valle de Atrix, la actual Pasto, territorio que conocemos hoy como Departamento de Nariño. Belacázar venía desde la lejana Lima y en San Francisco de Quito, ciudad fundada por él mismo dos años antes, recibió informes sobre El Dorado, por lo cual siguió su avance al norte del territorio, que más tarde se denominó Nueva Granada.

 

Desde el mismo instante en que pisó tierra nariñense, se inició también el mestizaje colombiano, fruto del cruce de los españoles con los indios americanos. Los hispanos no traían en ese momento mujeres blancas. Les sucedió lo mismo que a otros conquistadores españoles quienes habían iniciado de igual manera su propio mestizaje, cuando  arribaron a las costas de él Caribe y Centroamérica pocos años antes. En ambos casos, tuvieron que cohabitar y calmar su libido con las mujeres indígenas.

 

En la medida que llegaban más conquistadores a Quito procedentes de Lima, se acentuó el mestizaje que siguió a la apertura y el establecimiento de más tierras de labranza en la comarca nariñense. Se inició así la tala de las selvas con que se arropaba el territorio colombiano, que sus nuevos pobladores descuajarían sin piedad durante los siguientes 479 años hasta hoy, a un ritmo que se repitió de generación en generación, en la medida que avanzaban estos asentamientos por causa de la mezcla de los europeos con los indígenas (y luego con africanos) hacia el norte de la actual Colombia, encontrando  a su paso al valle geográfico del rio Cauca. Ningún territorio colombiano escapó a esta desventurada deforestación.  Faltaban siglos para entender el término biodiversidad en su verdadera dimensión. En pocos años le tocó el turno a lo que sería la Provincia de Popayán, donde con la ayuda indígena comenzaron a desmantelar la selva que cobijaba al valle de Pubenza, hasta convertirlo en región preponderante de la política colonial y comercial del virreinato por mucho tiempo, hasta hace pocos años. 

 

Ver ponencia completa