Poemas de libradunos: “La feria de Cali, feria de la caña y sus sesenta años”

Al calor que encierra mi terruño

por todos los puntos cardinales

de este Valle de pinturas naturales,

corona de montañas que la encierran,

en medio, los rayos solares donde

nace el arco iris, bañado por las brisas del Pacífico.

Allí, se extasía la alegría de mis gentes.

 

Los verdes que deslumbran,

el azul infinito de los cielos,

la blanca espuma de ríos y quebradas,

arreboles en las tardes de verano,

plasmados en el lienzo de mágicos pintores.

Allí, se extasía la alegría de mis gentes.

 

Te fascinas en mi río Cali,

embellecido de luces en navidades,

con Los Cristales, Las Cruces,  San Antonio,

San Cayetano, San Nicolás y demás barrios populares.

somos la esencia de esos parajes

metidos en la sangre y en los huesos.

Allí, se extasía la alegría de mis gentes.

 

¡Oh, qué tiempos…! Cabalgatas, misas procesiones,

acompañadas de sus santos, castillos de pólvora,

la vara de premios, cohetes, vaca loca y bazares, eran las fiestas patronales.

Todo pasó de moda, se fueron las antiguas tradiciones

mas llego el tiempo de la rumba y el paseo.

Allí, se extasía la alegría de mis gentes.

 

La fiesta brava, el capote, banderillas, la muleta, , la espada

en las manos de maestros ¡Que delicia…! Manuel Benítez “El Cordobés”

“El Viti”, Paco Camino, Palomo Linares, “Paquirri”,  Pepe  Cáceres,

hacían la tarde en  “Cañaveralejo”, la felicidad de todos los taurinos.

Vino, botas, sangría, como el   “Blanco del Valle” eran la insignia

cabalgatas, desfile de modas, disfraces, carros y demás actos culturales.

Allí, se extasía la alegría de mis gentes.

 

Carnaval de orquestas, Lucho Bermúdez,  Pacho Galán,

El Combo de Puerto Rico, Ricardo (Richie) Rey,

Nelson y sus Estrellas, Los Graduados, los Blanco,

Los Melódicos, La Billos Caracas Boys, Guayacán,

Niche y su recordado director Jairo Varela.

¿Cómo  olvidar a Piper Pimienta, Lucho Ramírez,

Tito Cortés, Víctor Hugo Ayala y la Sonora Matancera?

En las casetas Matecaña, Panamericana y otras,

a miles, pero miles de Colombianos nos hacían felices.

Allí, se extasía la alegría de mis gentes.

 

Desborde de alegría, reinas coronaban en los clubs,

mientras el pueblo en las calles bailaba.

¡Mujeres lindas, preciosas, insignia de mi Valle…!

Las clases sociales se confundían

al estallido de chirimías, tambores, trompetas, saxos.

¡Que espectáculo…! Sin formalidades, que respeto…!

Acompañados con el aguardiente de mi Valle.

¡Así fueron esos sesenta años…¡

Allí, se extasía la alegría de mis gentes.

 

¡Que ritmos…!auténticos poemas musicales.

Mambo, guaracha, porros, gaitas, pachanga,

Rock and roll, twist, danzón, boleros, salsa, charanga,

¿En el hoy…? ¡Gran vacío musical…!

Ese fue el tiempo de las muchachadas y su goce.

Lo que hoy, y mañana consagramos como “La Feria de Cali”

¡Y nadie, pero nadie, puede quitarnos la alegría…¡

Por qué así como va, está por desaparecer.

 

ORLANDO LENIS BONILLA

Abogado Universidad Nacional de Colombia, egresado del Colegio de Santa Librada de Cali promoción 1960, Asociado de la Fundación de Egresados del Colegio de Santa Librada de Santiago de Cali-FUNDAEGRESADOS SLC

 

Cali Noviembre 12 de 2017