El por qué de la jornada única educativa

La jornada única en Santa Librada siglo XX

En los mejores tiempos del “dorado académico” del Colegio  Santa Librada del siglo XX, que edificante fue la calidad de su educación en esa jornada de las 7:00 AM-11:45 AM y de 3:00 PM-5.00 PM, con recreos de 20 minutos (uno por la mañana y otro por la tarde consistente en acema y panela, luego pasó a refrigerios de la Alianza para el Progreso finalizando en avena con pan) con un receso para la hora del almuerzo en familia en la medida de las posibilidades de nuestros padres; era la jornada única de estudio que nos comprometía el día en función de nuestra formación exitosa de por sí, con recursos docentes privilegiados, con medios educativos modernos, con un ambiente estudiantil de respeto, dedicación y crítica constructiva y desde luego, inmersos en las bondades del deporte y la cultura.

Por distintas políticas educativas y presupuestales, esa jornada terminó en el año de 1967 en el Valle del Cauca y resurgió en el año del 2015 con motivo del enfoque previsto en el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, bajo el supuesto “que una mayor duración de los estudiantes en las instituciones educativas contribuye al mejoramiento de la calidad, ya que se cuenta con más horas de clase para el fortalecimiento de competencias básicas y para la realización de otras actividades (….)que les permiten seguir potenciando sus competencias

¿Qué es la jornada única?
Según el artículo 57 de la Ley 1753 de 2015, la jornada única comprende el  tiempo diario que dedica el establecimiento educativo a sus estudiantes para el desarrollo de las áreas obligatorias y fundamentales y de las asignaturas optativas, así como el tiempo destinado al descanso y al almuerzo de los estudiantes. Según el nivel educativo el número de horas diarias es de 7 para Preescolar, 8 para Básica Primaria y de 9 para Básica Secundaria y Educación Media con una hora para el descanso y el almuerzo.

¿Cuáles son sus objetivos?
a)
Aumentar el tiempo dedicado a las actividades pedagógicas al interior del establecimiento educativo para fortalecer las competencias matemáticas, comunicativas y científicas.
b) Mejorar los índices de calidad educativa de preescolar, básica y media en los establecimientos educativos.
c) Reducir los factores de riesgo y vulnerabilidad a los que se encuentran expuestos los estudiantes en su tiempo libre.

Componentes

a) Componente pedagógico.
b) Componente de recurso humano docente
c) De infraestructura educativa
d) Componente de alimentación escolar, cuando el servicio se preste en los establecimientos educativos.

Desde luego, las inversiones son cuantiosas y correrán por cuenta del gobierno nacional y otros apoyos de los seccionales y municipales. En estos aspectos la reacción contraria a la jornada ha salido a flote, cuestionándola por improvisación y falta de recursos, según Fecode.

¿Y el Colegio de Santa Librada de Cali?

De acuerdo con los requerimientos establecidos por la Ley 1753 de 2015 y por el gobierno nacional, el Colegio cumple con esos requisitos y desde el año 2015 inició parcialmente el  proceso y para este 2016 con los grados 8°, 9° y 10° para un total de 19 grados (cursos). El Rector, Ramón Ignacio Ateohortúa Cruz, ha sido sumamente cuidadoso en planificar dicho proceso; encuestas aplicadas a los padres de familia revelan que el 69,1% le gustaría que sus hijos cursaran sus estudios en la jornada única, el 27,15 que no y el 3,6% no responde; ahora bien, en cuando a la dedicación de su tiempo fuera de aulas, el 42,3% descansa (duerme, ve tv y juega), el 21,6% hace deporte en clubes o ligas, el 11,6% cuida a sus hermanos y la casa, el 11,1% trabaja o ayuda a la casa con el trabajo.

Una encuesta dirigida a los estudiantes de los grados 6°, 7° y 10° que no han ingresado a la jornada única, indica que el 56,8% le gustaría continuar sus estudios en la jornada única, el 43,1° que no, debe anotarse que en los grados  6° y 7° la aceptación es mayor al promedio. En cuanto a las ventajas que precisan, el 52,2% porque quieren aprender más y mejorar su desempeño académico, el 8,7% por mejor uso del tiempo libre, el 7,6% porque estando más tiempo en el Colegio aprende más y el 7,5% porque está más tiempo con sus compañeros, entre otras respuestas.

Deben tenerse en cuenta dos razones fundamentales en  favor de la jornada: la ejecución del proyecto Ciudad Paraíso que albergará una población escolar próxima al Colegio que implicaría una mayor demanda de cupos y la construcción de las ocho (8) aulas, proyecto dirigido por nuestro egresado Alfredo Delgado Garcés , con el apoyo irrestricto del Rector y la promoción de FUNDAEGRESADOS SLC. Igualmente, tanto el Alcalde Armitage como la Secretaria de Educación han anunciado su concurso en apoyar esta jornada.

De conformidad con la norma legal, el Colegio como Institución Educativa, ha iniciado su proceso de jornada  única en la Básica secundaria y Media, en tanto que en la modalidad Preescolar y Básica Primaria a cargo de sus seis escuelas, se pondrá en marcha en una escuela.

El rol del estamento de los Egresados del Colegio

Es bien conocido dentro del estamento de Egresados, su interés y vocación de servicio a su Colegio, se tienen ejemplos de libradunos que han expuesto sus experiencias y conocimientos en las aulas; existe un gran potencial de compañeros  en capacidad de colaborar en el desarrollo de la jornada. Ha sido evidente en las reuniones de la Junta Directiva de FUNDAEGRESADOS SLC el interés por el tema. El campo de acción en la jornada única para los egresados, se focaliza especialmente en los proyectos pedagógicos en Matemáticas, Pensamiento, Valores, TIC´s, innovación, emprendimiento empresarial, Medio ambiente, etc. El Rector actual ha sido ya enterado de nuestra disposición de colaborar en ese aspecto a manera de voluntariado libraduno y ha expresado su complacencia, será esperar hasta tanto se redefina el Plan curricular para entrar a interactuar. Desde ahora, quedan los egresados informados de esta gran opción de retribuirle al Colegio todo cuanto nos dio.

El enfoque académico del Colegio

Frente a las inquietudes del por qué el Colegio no se ha inclinado por la educación técnica, precisa el Rector que la Ley 115 de 1994, terminó con la diversificación del Bachillerato y ordenó que todos fueran académicos. Se acabó el INEM (Instituto Nacional de Educación Media Diversificada) y los CADS (Centros de Apoyo Diversificado para la Secundaria) y todos se convierten en Instituciones educativas  (Ley 115 de 1994 y Ley 715 de 2002). Los que hoy conservan ese rótulo de educación diversificada, son instituciones que subsisten por la persistencia de los rectores, por la tenencia de talleres y docentes, pero que no reciben ningún apoyo oficial para sostenerse como tales.

Relaciones con el SENA

La Ley también contempló la posibilidad de hacer  ciclos propedéuticos con el SENA. La rectoría ha intentado en varias ocasiones acordar con el SENA esa posibilidad, pero no se ha materializado por falta de presupuesto del Sena y el apoyo decidido de la Secretaría de Educación Municipal. Las exigencias económicas del Sena sobrepasan cualquier posibilidad económica.