Discurso de Mario Suárez Melo

Aniversario Santa Librada 2018

Hace algunos días, Ricardo me llamó para decirme que debía hablar en este espacio destinado a los discurso. Le dije entonces ,y lo repito ahora, que hace mucho tiempo no hablaba en público y que cuando lo hacía, era sólo para anunciar líneas de crédito. Se entusiasmo más entonces y me dijo : ¡ Tanto mejor . Así puedes anunciar una línea de crédito para los jubilado de Santa Librada.¡ No quise en ese momento   hacer la distinción entre préstamos comerciales y seguros de vida ni mucho menos quiero hacerla ahora cuando lo nos congrega es el deseo de seguir haciendo cosas, de seguir viviendo,   aunque ya no podamos ser sujetos de crédito personal y aunque a nuestra edad , la vida haya dejado de ser una eventualidad asegurable pues lo que nos resta de ella , ya no resiste ningún cálculo actuarial.

 

Lo que nos congrega hoy es un repaso compartido de lo que hemos hecho 60 años después de habernos graduado en Santa Librada. Es un recorrido en voz alta. Y , desde luego, no se trata de hacer un inventario de las repercusiones   profesionales, económicas, sociales o políticas, que hayan tenido nuestras actuaciones. No . Se trata solo de nuestras vidas privadas, como si cada uno estuviera ahora sentado frente a un espejo que sólo reflejara su propio pasado . En ese espejo individual vamos a encontrar, seguramente, muchas penas, muchas angustias, que en su momento creímos que no podríamos superar  pero que, pasado el tiempo, sólo representan un recuerdo amargo, que nos entristece, si, que nos marcó para siempre, si, pero que nos permitió seguir viviendo. Cuántos veces nos tuvimos que despedir a seres que quisimos, hijos que se fueron, hermanos que nos dejaron..¡ Cuantas veces atravesamos la angustia de enfermedades y fracasos, nuestros y de nuestros seres más queridos, que, gracias a Dios, superamos para seguir viviendo, aún con la huella de esos desafortunados momentos.

Y en ese espejo vamos a encontrar muchos, pero muchos momentos de felicidad: los triunfos alcanzados, las victorias conseguidas, los viajes deseados y finalmente realizados, la fortuna que a veces llega y a veces no llega, las mujeres que amamos y que nos amaron ( algunas aún lo siguen haciendo), los besos que dimos y que nos dieron, los hijos que vimos nacer y acompañamos a crecer y que con el paso de los años , nos dieron nietos , esos seres especiales que Dios pone en nuestro camino para que no se nos olvide amar. Ese es  el ciclo que nos hace continuar viviendo, que explica y justifica nuestra existencia. Lo demás es pasajero y efímero . Lo que nos queda , aquello que nos permitirá ser recordados es lo que hicimos en tormo a nosotros mismos: las familias que construimos, los hijos que educamos, los amigos que siempre quisimos, los amores que nos ilusionaron , los poemas que escribimos y guardamos , las lágrimas que nos secamos en silencio, las risas que explotaron, las canciones que se nos olvidaron. La vida es eso y lo que queda después de vivirla son momentos como éste de verdadera y autentica proximidad con los amigos que seguimos queriendo y recordando.

Estas reuniones son gratas y emocionantes porque son un encuentro real   entre quienes fuimos hace 60 años y no entre quienes somos ahora. Los recuerdos que nos congregan son las virtudes o defectos que   teníamos hace 60 años y no los que tenemos ahora. Y afortunadamente es así porque con los años se aumentan los defectos y se van evaporando las virtudes. Es una especie de transposición psicológica, que ya nos explicarán los psiquiatras. Pero sea de ello que fuere, es mejor recordarnos y tratarnos como cuando éramos jóvenes, cuando teníamos sólo ilusiones y esperanzas y no habíamos experimentado ni la desilusión ni la desesperanza.

Lo dicho, en resumen, pretende   destacar la alegría que nos produce volvernos a encontrarnos, volver a vivir los momentos de proximidad que vivimos en las aulas de Santa Librada , volver a reunirnos con quienes aún estamos vivos y también con los 21 compañeros que se fueron antes que nosotros, volver a reunirnos con:

 1                 HELI   ARTUNDUAGA  13                JOSE MENELIK PORTELA
2 EDGAR BOLAÑOS 14 ALVARO PERSICO
3 FRANCISCO BONILLA   15 JOSE ANTONIO SAA
4 TARSICIO CESPEDES 16 BERNARDO SANTACRUZ
5 JAIME CONCHA 17 ALFONSO SPATARO
6 MARIO ESCOBAR 18 IVAN TEHELEN
7 DANILO HINCAPIE 19 CARLOS THOMPSON
8 TOMAS DE J LOPEZ 20 EDGAR VALENCIA
9 LORES HUMBERTO 21 HUGO VILLEGAS
H FERNANDO MILLAN
11 OSCAR OTERO
12 HERNANDO PATIÑO

Si algún propósito debiéramos adoptar hoy sería incrementar nuestros contactos y vincular a nuestras familias a esta relación. Para ello serían conveniente dos acciones :   la primera, avanzar en la elaboración del proyectado álbum, con el nombre de las señoras y los hijos , con su profesión u ocupación, para ir consolidando nuestra propia red de contactos y la segunda,   aumentar la frecuencia de estos encuentros, contando desde luego con la permanencia del mismo comité que ha organizado esta reunión y con el entusiasmo y persistencia de RICARDO BONILLA, este gran amigo y compañero cuya acción, todos agradecemos.

No podemos disimular la nostalgia, al recordar que hace ya 60 años nos graduamos en las aulas que visitamos esta mañana. Esas aulas que aprendimos a amar durante tantos años de habitarlas. Y que seguiremos amando porque siempre serán las nuestras.

Continuamos nuestro camino con esa tranquila calma   que   se alcanza cuando sentimos que realmente no somos viejos, sino lo que nos pasa es que , paradójicamente, tenemos mucha juventud acumulada .